X

You are using mobile device...

 

Visit our Mobile Website

 

Continue in Desktop version

Apasionante Fusión de Sabores

"El restaurante Grano de Oro mezcla en su menú los sabores propios del trópico,
con la tradición culinaria europea, todo en un ambiente de buen gusto en todos los detalles
"

Una visita al restaurante Grano de Oro es más que un regalo al paladar, es la oportunidad de disfrutar del placer del buen comer en un ambiente agradable, que genera el deseo de repetir la experiencia gastronómica.

El restaurante es parte del hotel Grano de Oro, un hermoso rincón capitalino que hace recordar esas enormes casas de hace un siglo. Por dentro el lugar muestra detalles arquitectónicos tradicionales, un hermoso jardín central, varias fuentes de agua y fotografías de la Costa Rica de inicios del siglo pasado.

La atención del lugar es la que uno siempre espera: un salonero atento, pero sin ser molesto, siempre con una buena sugerencia si se está indeciso en algún punto de la carta.

La cocina del Grano de Oro, a cargo del chef Francis Canal, es una mezcla muy agradable para el paladar, donde los sabores europeos se fusionan con los sabores del trópico.

En el menú de la cena encontrará entradas con precios que van de los ¢2.400 de una sopa negra, a los ¢9.000 del plato de cinco quesos.

Para la ocasión solicitamos la sopa del día: sopa de naranja y zanahoria (¢2.900) y un gazpacho de camarones (¢3.700).

La sopa resultó una suave combinación entre el pollo, las naranjas y la zanahoria, más que ideal para esa noche de lluvia.

Por su parte el gazpacho tenía una mezcla apropiada de aguacate, camarones y varias semillas del trópico.

Sorpresas. Para el plato fuerte nos inclinamos por pechuga de pollo con semillas tropicales (¢7.800), y por el pargo mediterráneo (¢9.800).

La mezcla de tomate, aceitunas negras, limón, calamares y aceite de albahaca le daba una sensación fascinante al paladar.

Por su parte el pollo nos sorprendió con el sabor de las semillas tropicales, al que encontramos crujiente con un inesperado acompañamiento de salsa de arándanos.

Los platos fuertes van de los ¢6.500 como el ravioli de espinacas a los ¢14.900 de la pechuga de pato con frutas tropicales.

Para el postre las opciones son varias, desde las tradicionales como un queque de chocolate con helados (¢2.900) u otros más europeos como la tarta francesa de manzanas (¢2.400).

La única recomendación antes de visitar el lugar: haga una reservación porque cada vez son más los que encuentran en este lugar el punto ideal para una velada muy agradable.

Fuente: Melvin Molina, http://wvw.nacion.com/ (2008)