X

You are using mobile device...

 

Visit our Mobile Website

 

Continue in Desktop version

Arquitectura victoriana se mantiene vigente

Dos extranjeros invierten en un estilo que muchos ticos preferimos destruir

La casa se quemó una vez y la reconstruyeron. Fue el hogar de la familia Pozuelo que fundó la famosa fábrica de galletas del mismo nombre. Tiene casi un siglo y actualmente es el hotel Grano de Oro, propiedad del norteamericano Eldon Cooke.

Situada en Barrio don Bosco, muy cerca del Paseo Colón en San José, esta majestuosa infrastructura mantiene viva la arquitectura victoriana en la capital y va más allá: no solo permanece en pie, sino que duplicó su tamaño, un caso insólito en una época en la que las casas victorianas de San José, Heredia y Cartago sucumben ante dueños que no tienen dinero o suficiente educación para conservarlas.

Cooke contrató a la firma Rojas Arquitectos & Asociados S.A. para ampliar en 1.300 metros cuadrados el hotel, con la condición de respetar el estilo victoriano pero utilizando materiales y tecnologías del siglo XXI. La ampliación se inauguró en febrero pasado.

Javier Rojas, presidente de la firma de arquitectos, dice que esta tarea fue volver a las raíces.

“Tratamos de investigar a partir de conceptos costarricenses, pero esta vez volvimos a la raíz pura. Fue un proyecto romántico que quizás no se vuelva a repetir, el equivalente a un compositor moderno que interpreta de pronto música clásica. Fue devolverle a San José parte de su encanto”, dijo.

José Brenes, de la misma firma, y quien tuvo a cargo el proyecto, explicó que las casas victorianas originales se construían con maderas preciosas, como el cedro, que ahora no se pueden utilizar. Lo que sí se puede hacer es reproducir su apariencia. Tanto el dueño como los arquitectos desistieron de revelar la inversión de la obra.

“La idea es utilizar fibrocemento y otros materiales más resistentes al fuego, y que aislen el ruido externo”, explicó.

Brenes dijo que los dueños de casas antiguas pueden minimizar la alta inversión requerida en restauraciones por medio de fumigaciones periódicas que reduzcan el daño de la polilla, así como reemplazar materiales.

Fuente: Rodolfo González Ulloa, http://www.elfinancierocr.com/ (2007)