X

You are using mobile device...

 

Visite nuestro Sitio Movil

 

Continuar en la version de escritorio

¿Por qué Grano de Oro?

Se buscaba un nombre auténtico, con identidad costarricense, y “Grano de Oro” hace alusión directa al café.  Como se sabe en Costa Rica se le llama al café “grano de oro” pues a pesar de ser un fruto tan pequeño, ha representado una de las principales actividades económicas del país.  En esa misma proporción, este hotel, comparado con los tradicionales grandes hoteles de cadena, es tan pequeño como un grano de café, pero tan importante para la actividad de la hotelería como lo ha sido el café para la economía.

Desde el Inicio.

El Hotel Grano de Oro su ubica en San José, en Barrio Don Bosco, en calle 30 entre avenidas 2 y 4, muy cerca del Paseo Colón. El edificio fue originalmente una residencia privada que perteneció a la familia de Pozuelo y fue construido alrededor de 1910, con la arquitectura victoriana tropical.

Un matrimonio canadiense que frecuentaba venir a Costa Rica a vacacionar, decidió aventurarse en la actividad de la hotelería; a pesar de disfrutar inmensamente de las bellezas naturales del país, consideraban que no existía en la ciudad capital una opción de hospedaje con un estilo “boutique” y que ofreciera un servicio personalizado. Con esta inquietud,  con la convicción de que se les presentaba una buena oportunidad de negocio, y a pesar de no contar con ninguna experiencia en la actividad hotelera, iniciaron la búsqueda de la casa que debería ser remodelada para poder funcionar como hotel (felizmente la familia Pozuelo accedió a venderles la casa), y empezó la aventura…El Grano de Oro fue inaugurado en el mes de Diciembre de 1991, en aquel entonces con 21 habitaciones, una tienda de regalos y un modesto restaurante. 

Durante el primer año de operaciones el hotel gozó de una excelente ocupación y rápidamente se ganó el reconocimiento por parte de agencias locales e internacionales por el buen servicio que ofrecía.  Cabe destacar dos acontecimientos históricos que contribuyeron a una masiva visitación de turistas a Costa Rica y consecuentemente ayudaron al éxito inicial del hotel: lo primero, en1987 el presidente Oscar Arias fue galardonado con el premio Nobel de la Paz, por sus acciones en procura de lograr la paz en el territorio centroamericano (que por tantos años habían mantenido graves conflictos bélicos).  Este reconocimiento internacional contribuyó a dar a conocer el país a nivel mundial, y para millones de personas en muchos países era admirable que un país de Centro América pudiera “sobrevivir” sin ejército y promoviendo la paz.  El segundo hecho histórico fue el campeonato mundial de futbol Italia 90; nuestro país no solo clasificó por primera vez en una copa mundial, sino que además tuvo una destacada participación ganando 2 partidos.  Estos 2 hechos históricos (el premio nobel y la copa mundial) posicionaron a Costa Rica como un nuevo e interesante destino turístico, exótico, y con una biodiversidad increíble.

Muchos de los turistas que venían a Costa Rica apreciaron el tipo de servicio que ofrecía el hotel Grano de Oro.  Tomando en cuenta este exitoso primer año, los dueños el hotel deciden comprar una segunda propiedad (también a la familia Pozuelo), para llevar a cabo una ampliación, misma que estuvo lista para el mes de Diciembre de 1994; con esta remodelación el hotel paso a tener 34 habitaciones, se construyó una terraza con 2 jacuzzis, y se hizo una primera ampliación del restaurante. Justo en este momento se empieza a gestar una evolución positiva en el restaurante; que se toma la decisión de mejorar notablemente el local en todos sus aspectos, nueva vajilla, menú amplio y sofisticado, más personal de restaurante y cocina para mejorar el servicio, todo de la mano del nuevo Chef Francis Canal, quien junto con los dueños del hotel estaban decididos a convertir el restaurante del hotel en uno de los mejores de la ciudad.

Durante los siguientes 10 años el hotel continúa consolidándose como una de las mejores opciones de hospedaje de San José, y la fama de su restaurante es tal que permanentemente trabaja a toda capacidad, inclusive no es posible atender a todos los clientes que quieren venir al restaurante, especialmente por la gran afluencia de clientela local.  Ante esta situación se decide trabajar en la siguiente nueva etapa del hotel: se compra la propiedad de al lado (esquinera) y en el año 2005 se inicia la construcción de un bello edificio manteniendo el estilo tropical victoriano de la casa original, evitando así un contraste entre la nueva edificación y la casa original.  En el nuevo edificio se ubica el restaurante, el cual amplió su tamaño (con 30 mesas y capacidad para 108 personas), una hermosa terraza, un amplio bar, una cava de vinos y una sala de espera, así como 4 habitaciones más. La remodelación se completa en el mes de Mayo del 2007, con un total de 6 nuevas habitaciones, parqueo con capacidad para 22 vehículos, y se amplía el área de la recepción y del lobby. Poco después la tienda de regalos también fue remodelada.

Desde entonces y hasta la fecha el hotel Grano de Grano de Oro continua esforzándose por complacer a sus clientes, buscando siempre exceder sus expectativas. El Hotel Grano de Oro forma parte dos grupos de hoteles boutique Small Distinctive Hotels y Cayuga Sustainable Hospitality, ambos grupos son para fines de mercadeo.

Casa Luz

Paralelamente a la actividad del hotel y el restaurante, los propietarios fundaron un proyecto social en Costa Rica. Este proyecto social es un albergue para madres adolescentes y sus hijos, estas jóvenes fueron rescatadas de ambientes de alto riesgo social (sufrían de algún tipo de abuso, explotación sexual o adicción a drogas); el albergue se llama Casa Luz, se ubica en La  Guácima de Alajuela. Este proyecto es único porque no solo se trata de “techo y comida”, el programa incluye una fuerte guía espiritual y apoyo psicológico, además de oportunidad de estudio para ayudar a las jóvenes madres a incorporarse de manera positiva y productiva a la sociedad. Este hogar se creó con el propósito de romper el ciclo de abuso que estas madres han vivido para que sus hijos no lleguen a pasar por lo mismo.